Empresa, Negocio, Experiencias dentro del negocio, proyectos

El Ajedrez y la Empresa - Parte 3

Written by Mario Vargas on June 21, 2009 – 8:58 pm -

..


Por si no han leído las partes anteriores, les sugiero hacer click en los siguientes vínculos :
Parte 1 click aquí
Parte 2 click aquí

Este tema muchas veces se relaciona con el establecimiento de objetivos dentro de una empresa. Como saben, todas las empresas (por lo menos la mayoría) establece objetivos para el personal a fin de que sean cumplidos en un periodo determinado de tiempo, generalmente un año. Es lo que llamamos la administración por objetivos.

Muchas empresas tienen como política que sea la misma gente quien proponga sus propios objetivos para que luego sean revisados y/o coordinados con su jefe a fin de que sean aprobados. Realmente en la práctica, la gente propone pero realmente es el jefe el que coloca el objetivo final.

Para definir correctamente un objetivo se emplea la conocida regla SMART, es decir, un objetivo debe ser Específico (Specific), Medible (Measurable), Realizable (Achievable), Realista (Realistic) y Limitado en tiempo (Time-Bound).

El problema es que muchas veces incurrimos en el error de trazar objetivos fuera de la realidad. Trazamos objetivos sin estar seguros de los recursos con qué contamos para lograrlos; mas aún, trazamos objetivos basándonos solo en el hecho de que tenemos que mejorar lo logrado el año anterior.

Tener como objetivo el superar el año anterior está muy bien, pero no nos olvidemos de los recursos. Muchas veces, antes de trazar los objetivos se elabora el presupuesto de gastos e inversiones, o sea al revés. Son los objetivos y metas que se trazan las que deben dar los liniamientos para el presupuesto, es decir, primero los objetivos y en segundo lugar el presupuesto.

No nos olvidemos del rey de la historia del ajedrez. El rey prometió un objetivo que no pudo cumplir. ¿El objetivo era específico? si lo era, consistía en entregar al campesino el maíz. ¿era medible? también era medible, pero no se midió antes de definir el objetivo, si se hubiese hecho no se hubiera prometido tanta cantidad. No era realizable ni realista tal como se ha podido comprobar. Con respecto al tiempo, si estaba definido porque el rey había prometido la entrega del maíz en ese mismo momento porque pensaba que era cuestión de traer un poco del almacén.

Entonces, a la hora de diseñar un objetivo, no caigamos en el caso del rey. Está bien que busquemos mejorar, superar lo logrado hasta ahora, pero debemos ser realistas en señalar adonde queremos llegar. Veamos si tenemos los recursos materiales y humanos para alcanzar el objetivo.

Muchas veces, creemos que un objetivo retador es un objetivo demasiado alto y no es así. Un objetivo retador es un objetivo que cuesta mucho trabajo alcanzarlo pero es posible si se hace una eficiente combinación de recursos y disponibilidad de tiempo.

A veces pensamos que tenemos todo el tiempo del mundo y no nos damos cuenta que estamos metidos en muchas cosas y a pesar de que podamos tener los recursos, es tiempo lo que no tenemos.

El caso del rey nos enseña también a que en muchas ocasiones trazamos objetivos sin tener una idea clara de lo que significan y cuando empezamos a desarrollarlos recien nos damos cuenta que el trabajo es mucho mas de lo que habíamos pensado o proyectado inicialmente.

En un próximo post hablaremos mas directamente de los objetivos dentro de una empresa. Si desean ver mayor detalle sobre el método SMART, hacer click aquí


Tags: , , , , ,
Posted in Gente, Organizacional |

Leave a Comment

RSS


Experiencias en el negocio Blogalaxia Peru Blogs Directory of Business Blogs Business blogs Technorati Profile
eXTReMe Tracker